jueves, 13 de junio de 2013

Comparto un video de mi colección de Favoritos. Para hartarse de reir (por no llorar), Louis C. Clark expone con humor grueso los vicios de los que están "en posesión de la Verdad" y pretenden dar lecciones de moralidad al resto de mortales.


martes, 11 de junio de 2013

Lo que sigue es un extracto de la intervención del gran Stephen Fry en noviembre del 2009, en la convocatoria Intelligence Squared, junto a Christopher Hitchens y otros invitados, que trató de dilucidar si la Iglesia Católica como institución era buena o no para la sociedad. Al final de la entrada he dejado los enlaces a los videos correspondientes subtitulados en castellano.

Ustedes son un estado nación, y no es un accidente el que en la Conferencia de Población de las Naciones Unidas en El Cairo, cuando estaban intentando hacer algo sobre el crecimiento sin control de la población mundial, la Ciudad del Vaticano como estado nación representado en esa conferencia emitió un comunicado conjunto con los países islámicos del mundo –notoriamente con los países islámicos más extremos del mundo, con Arabia Saudita a la cabeza– que comenzaba así: "De parte de las religiones reveladas del mundo...", y lo que hizo eso fue básicamente inmovilizar y vetar cualquier posibilidad de libertad sexual para las mujeres en el mundo, porque como sabemos, la religión musulmana y la Iglesia Católica nunca han estado menos que implacablemente opuestas a la capacidad de las mujeres de decidir sobre sus cuerpos y sus destinos.

Así que Ratzinger, era… era… no estoy inventándome esto, era el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Y era su trabajo lidiar con el escándalo de los abusos infantiles que se estaba cocinando. Su primera acción fue escribir una carta a los obispos católicos ordenándoles, bajo pena de excomunión, no hablar con la policía ni con nadie más. "La investigación debe ser manejada", estoy citando esa carta, "en la forma más secreta posible" y "ateniéndose a un silencio eterno".

El fundador mexicano del movimiento Legión de Cristo, Maciel Degollado, fue protegido de su propio prontuario de abuso de niños, lo cual es espantoso. "No se puede llevar a juicio a un amigo tan cercano del Papa", dijo Ratzinger. Cuando las alegaciones ya no pudieron ser negadas más, Maciel fue sentenciado, "sentenciado"… a una vida de oración y penitencia. Y Ratzinger describió todo el asunto, y lo de Bernard Law en Boston -de lo cual habló también mi colega-, como "causa de sufrimiento para la Iglesia y para mí personalmente". También dijo que la respuesta sería "evitar que los homosexuales sean admitidos a la Iglesia".

Ahora bien, es quizá injusto que yo, siendo gay, me queje ante esta enorme institución, que es la más grande y poderosa Iglesia de la Tierra, con más de mil millones de miembros -como les gusta recordárnoslo-, cada uno de los cuales está bajo órdenes estrictas de creer en los dogmas de la Iglesia, aunque pueda debatirse personalmente con algunos de ellos, por supuesto. Es un poco difícil para mí saber que soy desordenado o, citando a Ratzinger otra vez, que soy "culpable de un mal moral" sólo por cumplir con mi destino en lo sexual, según lo veo. Es difícil para mí que me digan eso, que me digan que soy malo. Porque yo pienso en mí como en alguien que está lleno de amor, cuyo único propósito en la vida es lograr el amor y sentir amor por tanta naturaleza y por el mundo y todo lo demás, y que como cualquier persona decente, cualquiera con una educación, se da cuenta de que llegar al amor y recibir amor es una lucha. No es una lucha que necesite que un papa te diga cómo llevarla. Ciertamente no es necesario que un papa te diga que eres malvado. Siendo que el seis por ciento de los suicidios de adolescentes son suicidios de adolescentes gays, realmente no necesitamos la estigmatización, la victimización, que lleva a la intimidación en el patio de juegos, cuando la gente te dice que eres un individuo desordenado y moralmente malo. Eso no es nada amable. No lo es.
La clase de crueldad de la educación católica, la clase de abuso -no lo llamemos "abuso infantil", ¡fue violación de niños!-, la clase de violaciones de niños que ocurrieron sistemáticamente por tanto tiempo... Imaginemos que pudiéramos pasar esto por alto y decir que no tiene en absoluto que ver con la estructura y la naturaleza de la Iglesia Católica y con la forma retorcida, neurótica e histérica en que se eligen sus líderes. El celibato, las monjas, los monjes, el sacerdocio esto no es natural ni normal, señoras y señores, en , ¡realmente no lo es, lo siento!

Que me llamen a mí un pervertido estas personas tan terriblemente disfuncionales en lo sexual… ¡Creo que no se ha visto en la Historia! Tengo que decir que éste no es un problema necesariamente permanente. Quisiera creer que en un lapso de diez años podría volver aquí y argumentar lo contrario. Aunque he hablado sobre la historia y los problemas estructurales de esta institución oscurantista, y la crueldad y las cosas desagradables que ha causado en todo el mundo, todavía tengo que llegar a uno de los temas más cercanos a mi corazón.

He hecho tres películas documentales sobre el tema del SIDA en África. Mi especial amor es Uganda, uno de los países que más amo en el mundo. He estado allí muchas veces, he entrevistado a Yoweri Museveni y su esposa Janet, antes de que ella, desafortunadamente, encontrara a Dios. Hubo un período en que Uganda tenía la peor incidencia de VIH/SIDA del mundo –yo fui a Rakai, el pueblo donde se lo detectó por primera vez– pero a través de una espectacular iniciativa llamada AFC – abstinencia, fidelidad, correcto uso de preservativos– esos tres puntos -no niego que la abstinencia es una muy buena manera de no contraer SIDA, realmente lo es, funciona, y también lo es ser fiel, ¡pero también lo es usar preservativo, y no lo nieguen!

Y este papa, este papa, no satisfecho… no satisfecho con decir "Los preservativos son contra nuestra religión, por favor considera primero la abstinencia, en segundo lugar ser fiel a tu pareja", él propaga la mentira de que los preservativos de hecho aumentan la incidencia del SIDA. Y de hecho se asegura de que la llegada de ayuda humanitaria sea a condición de decirle "no" a los preservativos. He estado en el hospital de Bwindi en el oeste de Uganda, donde trabajo bastante, es increíble el dolor y el sufrimiento que uno ve.

Ahora bien, sí, es cierto que la abstinencia detiene el SIDA. Eso es lo raro de esta iglesia, está obsesionada con el sexo, absolutamente obsesionada. Ellos dirán que nosotros, con nuestra sociedad permisiva y nuestros chistes verdes, somos los obsesionados. No, nosotros tenemos una actitud sana nos gusta, es divertido, es alegre, porque es un impulso primario puede ser peligroso y oscuro y difícil... Es un poco como la comida en ese respecto, sólo que aún más incitante. Las únicas personas obsesionadas con la comida son los anoréxicos y los obesos mórbidos, y eso, en términos eróticos, es la Iglesia Católica en pocas palabras. 

Enlaces a los videos: